Entrevista por José Cepeda

Entrevista a Jairo Serrano por José Cepeda, periodista y politólogo, realizador del programa "Novedades Discográficas" de Javeriana Estéreo 91.9 FM, y colaborador de las revistas Arcadia y Número

1. No está de más recordarle a los oyentes que Jairo Serrano es miembro de Música Ficta, uno de los proyectos colombianos más importantes en torno a la música antigua. ¿Por qué existe Filigranas y qué encuentra aquí que no pueda desarrollar en su carrera como vocalista de MF?

filigranas existe simplemente por una necesidad interior de querer decir algo que no puedo decir con música ficta. con música ficta canto obras dentro de un lenguaje erudito; compositores de hace tiempo que requieren una lectura y aproximación como intérprete e investigador muy predefinida y bastante rigurosa. con filigranas no existe un rigor académico; la exploración de dinámicas, colores y texturas puede fluir en cualquier dirección. el uso de una guitarra acústica como punto de partida para escribir músicas no tiene ninguna cabida en un grupo como música ficta. filigranas son ecos, llamados, murmullos que muchas veces vienen de lugares recónditos que yo ni conozco... la experiencia es simplemente liberadora.

2. ¿Cuáles son las influencias principales para Jairo y Filigranas en cuanto al género de la canción, el rock, el pop o el folclor que los motiva? ¿Cada músico tiene su mundo, Filigranas tiende a ser el resultado de la visión de Jairo o se comportan realmente como un grupo?

las influencias cambian con los años.... un cantante, un grupo que pudo haber sido fundamental para ti antes puede no serlo después, y sin embargo, quizás algo queda, algo resuena en ti a través de los años y luego se transforma. hay muchas influencias, muchas músicas que nos han dejado huella. en cuanto a géneros en particular... ¿rock, bossa, jazz, pop, minimalismo, música antigua....? sobre el rock, te puedo decir que encuentro mucha afinidad (y cierta nostalgia) por algunos lenguajes del rock de finales de los años 60s y comienzos de los 70s donde cierta “calidez” tímbrica y un mayor uso y gusto del espacio sonoro, el espacio acústico, envuelven al oyente; es algo que no encuentro en grabaciones recientes. también hay una influencia de alguna música brasilera; algo del movimiento tropicalia de finales de los 60s, y un gusto y admiración por esa languidez elegante, sutil, de algunos cantantes brasileros; quizás algunas canciones se acercan en sus armonías o giros melódicos a bossas de otra época pero bajo un tratamiento “filigranas”. reconozco también un leve coqueteo a un jazz arraigado en el blues, muy de “feeling” y nada virtuoso. en fin, podría mencionar varios grupos y artistas, sonidos que aparecieron como ecos en los wah-wah songs.... pero qué bueno que cada quien se permita sus evocaciones y asociaciones libres.

sobre la segunda parte de tu pregunta, filigranas son mis canciones, pero funcionamos como trío en el sentido de que cada quien aporta su “sonido” a la sonoridad total del grupo; daniel (guitarrista eléctrico y baterista) maneja un lenguaje muy personal que siempre me ha atraído. su tratamiento de la guitarra eléctrica es ideal para filigranas: una búsqueda de colores, texturas que me resultan mucho mas afines con filigranas que un virtuosísimo hasta cierto punto superficial, pasajero. daniel tiene total libertad de explorar texturas, sonidos, timbres en cada canción. yo no le impongo un tipo de sonido, acompañamiento o un tipo particular de solo; el lee mis canciones de forma libre y personal, lo que hace que el sonido de filigranas sea filigranas y no solo jairo serrano; por otro lado, sus aportes como percusionista son maravillosos: combina un pasado rockero con la dulzura de sus vivencias de muchos años en belo horizonte, Brasil. amartya (bajo) por su parte, tiene una aproximación al bajo más como instrumento melódico que de sostén armónico; esto se debe en parte a que es un músico de la India, donde las armonías occidentales no tienen importancia. su lectura del instrumento no es ortodoxa, y por eso mismo contribuye un sonido muy personal, melódico, que revela otras sorpresas en las canciones. si, son mis canciones, pero el tratamiento de estas canciones es filigranas, no jairo serrano.

3. Con respecto al álbum debút de Filigranas, ¿Cuáles son las novedades, evoluciones, diferencias o similitudes que ofrece Wah-Wah Songs?

creo que estos wah-wah songs parten de donde quedó ese debut: una exploración de texturas, que ahora resultan mas experimentales, yo diría más “marinas”, mas profundas.... siempre dentro de un lenguaje de canciones. así mismo, con wah-wah songs nos permitimos partes instrumentales más extendidas, la inclusión de algunos efectos (algo que disfruto mucho experimentando), pero sobre todo otros colores, otros timbres con diferentes instrumentos de percusión, así como con piano, un hurdy-gurdy (para los amantes de la música antigua) o un órgano hammond. las texturas, los ambientes, están mas trabajados en este álbum, hay transiciones más orgánicas entre canción y canción y en general, mas “capas” de sonidos. esta aproximación, que fue deliberada, refleja un gusto precisamente por algunas propuestas musicales de los 60’s y tempranos 70s, donde no toda la música se revelaba en una primera audición.

vivimos un presente de total incapacidad para el silencio y de inmediatez depredadora en todo lo que el cotidiano exige e impone. teléfonos celulares, facebook, twitter, mensajes inmediatos, y si, canciones inmediatas, descargas ultra rápidas; en efecto, con la música, las canciones se bajan del internet casi que instantáneamente, se busca una “gratificación” inmediata en la audición de una canción, y luego rápidamente se deshecha, y se va a otra canción, en un afán siempre vertiginoso e imparable de “tener mas”, pero en el fondo, no escuchar nada! para completar, la audición hoy en día parece estar cada vez mas dependiente de una “ayuda” visual. entonces, se va a youtube, y se busca una canción que ojalá tenga algún tipo de video que la acompañe... ¿y donde queda ese goce puramente sensorial y abstracto del sonido mismo? la apuesta de filigranas con wah-wah songs es una apuesta romántica, utópica, de buscar tiempo para degustar y descubrir un álbum tal y como se hacía y se escuchaba antes. sentarse con tiempo, y ojalá con un buen equipo de sonido, y dejar que la música te envuelva; que cada vez que escuches el disco, encuentres algo nuevo que aún no habías descubierto. estos wah-wah songs piden tiempo, en una época en la que nadie tiene tiempo!

4. ¿Cómo fue el proceso de composición, preparación y grabación del álbum, que parece se inscribe en la tradición de las publicaciones independientes, personales y arriesgadas en Colombia y el mundo? ¿Seguirá este camino?

igual que con el primer disco, las canciones surgieron a partir de la guitarra acústica, instrumento al cual dedico cada vez más tiempo. en la mayoría de los casos las armonías y las melodías surgieron antes de las letras. he tenido la fortuna de poder escribir en silencio y sin prisa. el lenguaje es inicialmente acústico, talvez algo pastoril, bastante distante de lo urbano. el proceso de grabación fue largo. inicialmente se grabaron las partes de guitarra acústica; luego yo grabé las partes vocales, antes de reunir al grupo para ir agregando guitarras eléctricas, bajo, percusiones, piano... durante el proceso de grabación en grupo, me di cuenta que había suficiente material para sacar un álbum doble, al estilo clásico, como dos LPs (dos vinilos) de antaño, y dado mi gusto por algunos álbumes dobles que definitivamente dejaron huella en mi, pensé que esto podía ser una especie de homenaje por una época musical ya desaparecida. hoy en día es bastante quimérico publicar un disco doble cuando ya nadie compra un disco.