Filigranas: texturas sonoras y un video hipnótico

"Wah-wah songs” es el segundo trabajo discográfico de la agrupación Filigranas. “Llegar al mar” hace parte del repertorio de este nuevo álbum y el video ha sido uno de los más comentados gracias a la secuencia animada con que fue creado. Otra de las particularidades de este hipnotizante video, es que la realización del mismo fue hecha por un sobrino de Jairo Serrano. Nacido en Bogotá, Jairo es el líder de esta hipnótica agrupación pero, además, desarrolla una carrera paralela como intérprete de música de los siglos XVI y XVII en el conjunto Música Ficta (...) "
 

Reseña de "wah-wah songs" por Pepe Plata

"Afortunadamente existen empresas naturalmente emprendidas por el deseo de navegar y que se alejan del deseo de llegar a un puerto seguro. Son aventuras que se apartan de lo rápido y que le apuestan a un proceso donde la incertidumbre no es defecto; es virtud. Es el caso de Filigranas y su segundo disco Wah-Wah Songs(...) " 

Lea la reseña completa de Pepe Plata en este enlace

Un Disco - Un Día por Pepe Plata

Para aquellos inquietos y atentos de los sonidos marginales, pero efectivamente entregados a una obra viva en la efusividad íntima, este disco es una sutil y encantadora manera de sentir que la música puede ser un suspiro, un murmullo o una tenue llama que mantiene la esperanza. Sin tener que hacer cosas estridentes, se pueden hacer canciones de referencia a las relaciones y a las ilusiones; que es algo que cuesta mucho tiempo en la vida y muchas experiencias vividas, para saber cuáles son los detalles, las impresiones y los recuerdos que permiten hacer canciones propias y hacer que se sientan como tal.

Filigranas, es manejo del detalle y a la vez de la sencillez que nos permite escuchar este disco con el único deseo de percibir un tiempo que se expande o que subsiste a través de su propios fenómenos como la lluvia, el amanecer, el viento, la luz del sol, la bruma, la mañana o el atardecer, pero alejándose de las marcas de minutos o de horas con las cuales las conocemos. A través del recuerdo, del desvanecimiento y por qué no, del alejamiento, estas canciones comienzan a rondarnos el sentir melodías distantes, a ofrecernos ecos de bosanova y de hipnóticos momentos de aprecio por letras que favorecen la experiencia del sentir a través del amor, el ansia y el temor.

Muy apartados de la estados de euforia masiva que la música puede generar al estimular, esta música está más sentida como parte del ambiente de exploración y la exaltación de los sentidos y las experiencias que a través de letras como las de Te vas (Si vuelves pronto te estaré esperando y te contaré tantas cosas) o No vuelvo (Tampoco una calamidad), que se convierten en una manera más de completar las canciones, no de alejarse de ellas. Una pesquisa acerca del origen de Filigranas nos lleva a detener nuestra mirada en Jairo Serrano y Daniel Ramírez (bogotanos) , quien de muchos años atrás han sabido que su versatilidad y preparación sonora son capaces de permitirles transitar diversas posibilidades creativas; logrando así que Filigranas se sienta como una muestra de esto. Sin duda, este disco es un momento, un espíritu y un retrato ya hecho tiempo y recuerdo amplio para aquellos con carácter propio para detallar y percibir, sienten más que cerca, sienten que es parte de si.

Pepe Plata